TERAPIA

DE PAREJA

¿Cómo se trabaja en una terapia de pareja?

Por lo general, cuando una pareja decide consultar con un psicólogo la crisis en la relación tiene un largo tiempo que se ha instalado. Esta crisis se manifiesta o bien en el silencio, son aquellas parejas donde el dialogo se ha perdido, acostumbran a no hablarse e incluso se evitan el uno al otro; o bien se manifiesta mediante estallidos, discusiones o peleas continuadas perdiendo fácilmente el foco del tema y primando la rivalidad, en una lucha por ver quien prevalece con sus argumentos y donde, de llegar a un extremo, aparece la violencia ya sea física, verbal o ambas. Cuando una pareja decide consultar, hasta es probable que alguno de los miembros ya haya planteado la intención de separarse.

En el espacio terapéutico se trabaja con un objetivo claro que apunta al vínculo. Si lo que prima es la falta de comunicación, el terapeuta buscará que puedan manifestar sin temor lo que tanto tiempo han callado y ponerlo a trabajar para poder reconstruir ese dialogo que falta y que les permita a ambos entender que es lo que el otro siente y experimenta en ese vínculo.

Si, por el contrario, lo que sobresale son las discusiones y las peleas, el rol del terapeuta será intervenir para darle lugar a la palabra de cada uno, ayudándoles a escucharse y traduciendo en palabras claras y sencillas lo que percibe en lo que cada uno dice y como eso es interpretado por el otro. Su objetivo será que puedan visualizar como cada uno estimula o apaga ciertos funcionamientos en el otro y como esto que se genera puede aumentar aún más el conflicto. 

Es preciso aclarar algo que no muchas veces se expresa cuando hablamos de este tipo de terapias. El objetivo es trabajar las modalidades de vinculación y que rol ocupa cada uno ahí, no que los miembros de esa pareja continúen juntos. Esa decisión seguramente será parte del proceso, pero no es el objetivo del terapeuta. Mejorar el entendimiento que se tiene de la situación, de sí mismo y del otro en ese vínculo, será lo que les permita pensar en conjunto que posibilidades existen de reencontrase y volver a elegirse el uno al otro, renovando un proyecto a futuro que pueda sostenerse de un modo diferente a como lo venían haciendo.